E-Book: “Cómo I” – 1993

Cómo 1
* Haga click para leerlo.

E-Book: “Cómo II” – 1994

Cómo 2
*Haga click para leerlo.

Sígame en Twitter

Agregar a Twitter

Kindle – Amazon

Kindle – Amazon

Suscríbase al Newsletter

Ingrese su correo electrónico:



Delivered by FeedBurner

¡Un martes 23 (no 13)…

Lunes, febrero 8, 2016
publicado por pedrob

…le declaré mi amor a TWITTER!
Fue el martes 23 de setiembre del 2014.
Hoy, febrero del 2016, vuelvo a confirmar que mi amor por TWITTER no ha variado nada.

Todo lo contrario. Pasa el tiempo y más lo echo de menos. Es mi compadre ausente. ¡Siempre listo! Escucha y me lee en silencio; es amable conmigo. Eso sí, recuerda sabiamente que solo dispone de 140 “tiempos” (igual que en música) para desarrollar mi idea, inquietud y proyecto, o como lo hemos leído tantas veces, contestarle a un diputado de la vereda de enfrente.

Lo “bueno, si breve,…” no será fácil. Pero le cuento. Desde que me asocié con Twitter, lo hice con la peregrina idea de lograr, gracias a aquellos “140 tiempos musicales”, relatar a otros, sólo para ayudar, mis experiencias emprendedoras en áreas publicitarias y de márketing, desarrolladas con éxito durante más de cuatro décadas. A todo nivel: estudiantil y empresarial. Y, obviamente, usando la síntesis que nos demanda Twitter.

(Leí hace tiempo –creo haberlo contado– que un señor había decidido tratar de contar El Quijote por Twitter. ¿Se imagina? Pensé: son dos tomos; casi un mil páginas, ¿No habría sido una broma para el día de Los Inocentes? Hasta este instante, aquello no estaría confirmado.)

Medité mucho acerca de mi inquietud. Hice algunos ensayos experimentando con definiciones y sugerencias con frases breves y claras para lograr respuestas simples, pero nada llegó. Aún así, considero mi idea práctica y novedosa. Diseminé, ensayando y casi vendiendo, ideas/lecciones, sin cobrar un peso. de variados y obligados temas de mi actividad, comenzando casi desde la definición de publicidad ganadora en un concurso mundial, 1932, auspiciado por la conocida revista especializada Advertising Age.

Entusiasmado y acelerado por la posibilidad de ver concretada mi idea, me invadió una duda razonable: cada vez que activaba mi PC, me enfrentaba con una lata, nada breve, narrando problemas y soluciones que ofrecían especialistas de diabetes, u otras males a que estamos expuestos los mortales, entregando al final de sus razonamientos muy bien hilvanados y derrochando mucha habilidad vendedora, la “receta mágica” que lo sanará. Tenía que hacer click, obviamente, en la tarjeta de crédito que más le guste, y a la espera de una semana recibirá en su casa, la solución a sus males.

Entonces medité. Y cavilé, especulando, un poco confundido: ¿Cree usted que Twitter es más útil y necesario comentando, alegremente y casi sin responsabilidad, lo que está ocurriendo alrededor de uno, criticando situaciones faranduleras, musicales, políticas, o bien compartir fotos y vídeos con amistades.

O mejor, ¿Cumplirá y colaborará más con el que confió y abrió su cuenta en Twitter con el práctico propósito de ampliar conocimientos extras que no tuvo la oportunidad de haberlo conocido antes?

(O como piensan otros, ¿Y por qué no matar dos pájaros de un solo tiro? )

Espero con interés su opinión, por mi Twitter @pinejus. Reitero que estoy embrujado por este bichito lleno de vida.

Gracias por su lectura y hasta pronto. Cuídese.



Deje su Comentario