Kindle – Amazon

Kindle – Amazon

Suscríbase al Newsletter

Ingrese su correo electrónico:



Delivered by FeedBurner

Archivos de mayo, 2013

¡¡AAAACHAP!!… ¡Salud!

Domingo, mayo 26, 2013
publicado por pedrob

 ¡Hola!… y disculpe Amigo Lector.

Estuve ausente algún tiempo, corto diría, ocupado por mi salud. Pero permanecía expectante  frente a colegas publicitarios con espíritu gregario:  me refiero a ACHAP precisamente  (Asociación Chilena de Agencias de Publicidad).  Desde hace un tiempo que la percibo bien resfriada. Y el tema me provoca interés de observador profesional y nostálgico: fui asociado por más de veinte años y director algunos períodos.

Antes de entrar en el tema, decidí suspender momentáneamente mis artículos (presionado por mi esposa Anita) para dedicarme a controlar mi salud. Estoy muy bien, felizmente, sólo que mi  médico tratante siempre sabe tener la razón, cuando aconseja:  “Ahora es justamente cuando debe hacerse los controles, cuando se siente bien. Ánimo don Pedrito. Son una lata, lo sé, pero haga de cuenta que tiene un cliente nuevo, y como usted bien lo sabe, debe preocuparse  de investigarle su situación, o como a usted le gusta llamarlo , ‘curiosearlo’. ¿Qué me dice? “, y le pega una mirada de soslayo a mi esposa.

DIRECTO. PROFESIONAL… CARIÑOSO

Le hice caso. Lo primero está primero:  interrumpiré  mi “curiosiación”  por esta probable dudosa salud de Achap. 

Ergo, decidí practicarme  una tournée anatómica, por dentro y por fuera:  corazón, próstata ¡uf!, traumatólogía, y un par de rincones más que se me olvidan (todo ésto suena a drama, pero no fue para alarmarse).  Mi médico tratante, doctor Salas,  me tranquiliza, y pone como ejemplo a un aspirante a astronauta (el doctor Salas trabajó por años en la Fuerza Aérea). “Imagine don Pedro esta escena, frente a uno de los pilotos:  ¿Quiere ir a la Luna el perla?  Bien. Deberá practicarse un lote de pruebas y exámenes. Usted se ve  joven,  sano, atlético,  piloto cuidadoso, recomendado y decidió  darse una vuelta  por la Luna. OK.  Antes,  a empelotarse,  pues,  y vamos haciendo pruebas y exámenes,  y esperar que  le digan:  “Amigo. No tiene nada grave. Usted está cumpliendo estrictamente con los protocolos: le duele donde le debe doler…a su edad, y hasta ahora. Vaya tranquilo a la Luna.  Nos veremos a su regreso.” Y terminó así, dirigiéndose a mi esposa: “Su esposo no pretende ir de visita al espacio, pero me contó que tiene algunas ideas de trabajo”.

¿A qué viene este episodio del piloto a la Luna? Efectivamente,  le confidencié a mi doctor que tengo algunos proyectos por cumplir y ojalá con éxito.  Yo quería saber si mi salud me acompañará.

“DOCTOR. ENCUENTRO  QUE  ORINO  POCO.”

(Aquí encaja  un cuento judío; son los mejores;  saben reirse de ellos mismos, sin complejos.)

Un hombre de unos 70 años visita a su médico y se lamenta: “Doctor, encuentro que orino poco para mi edad”.  El doctor, que conocía a su paciente, se ahorra el trabajo de consultar su ficha, y trata de tranquilizarlo : “Don Isaac. Usted está en los setenta. ¿No le parece que ya orinó lo suficiente? “.

“¡ANTES CIEN. HOY CUARENTA!”

Humor aparte, vuelvo a Achap.  Ignoro si este tema le interesa; me atrevería pensar que bastante poco, por no decir nada.  Sólo le pido me entienda: pertenecí al mundillo publicitario por más de cinco décadas. Por deformación profesional,  estoy tentado  llamarla,  Nueva Achap. Tengo mis argumentos estratégicos.

Y técnicamente, sería un  re-lanzamiento publicitario, similar al Nuevo Super 8, pero al revés Antes fueron cien.  Hoy  sólo cuarenta. 

Según  mis informaciones (que no lograron ser más precisas), habría entre más de 500 agencias de publicidad en Chile;  algunos se atrevieron hablar de mil, profesionalmente organizadas (no corren las lindas oficinas con un mandamás y una regia secretaria).  En buenas cuentas, ¡Menos del 10% cobijadas en Achap! (¿Pocos…pero Buenos? Sería entre increible e injusto.)

Estoy retirado del ruido diario del terreno publicitario. Pero ¡ojo!, sigo activo y al día.  Me gusta leer la letra chica y practico, con  mucho entusiamo, y dura crítica, la técnica de la “Curiosiación”  ( instruida por KLM, en Amstelven,  Holanda, mi ex cliente, hace algunos movidos y excitantes años . Los gloriosos 80.)

¿CLUB  DE  COLEGAS  PUBLICITARIOS?

Achap¿Por qué no?  

Pero ya sea  por nostalgia, orgullo  y espíritu crítico, entre curioso, quisquilloso y creativo, y recordando viejos tiempos,  con todo mi respeto y humildad, estampo  mi irritante desilusión de ViejoZorro. No pretendo hoy dibujar historias, menos anécdotas que no  interesan a nadie. Sólo recordar modestamente en esta ocasión, a algunos  fundadores y presidentes ,  los que merecen todo mi respeto y admiración: el “Reporter Esso” Juanito Lehuedé,  el gringo Morrison, su socio “chico”  Azócar y  Norhtcote, bravo iquiqueño.

Conocí y trabajé por Achap. Y  no pretendo ser el narrador invisible emitiendo opiniones detrás de las cámaras. Es más interesante contar todo desde la perspectiva de la persona que lo vivió. Y yo lo viví, intensamente, con pasión.

No es mi afán “farandulear” el tema, ni pelar, menos criticar. Pretendo aportar al abrir este debate con sólida base fundacional: Achap debe re-descubrir su imagen de entidad profesional viva, plena de historia y sacrificios.  Y como todas las historias, éstas on perfectibles. Hay caminos nuevos e irrenunciables. Nuestra juventud creadora, merecedora de una asociación  moderna, democrática, debería optar por una nueva estrategia hábilmente diseñada para un renovado orgullo de pertenencia. Partiendo desde su logotipo.

Esta  es la tarea. No nos expongamos a ser la…  Asociación Chilena de Atribulados Publicitarios.

El siguiente texto lo extracté de un documento público como parte de una reciente causa judicial: ” (…) Abundante prueba rendida en estos autos da cuenta de absoluta irrelevancia el que una agencia de publicidad pertenezca a Achap y, por tanto, de la absoluta ineptitud de esta pertenencia (…) “.

Continuará.  Hasta pronto y gracias.