Usted está revisando actualmente los archivos de Pedro Baumlis de agosto, 2011.

E-Book: “Cómo I” – 1993

Cómo 1
* Haga click para leerlo.

E-Book: “Cómo II” – 1994

Cómo 2
*Haga click para leerlo.

Sígame en Twitter

Agregar a Twitter

Kindle – Amazon

Kindle – Amazon

Suscríbase al Newsletter

Ingrese su correo electrónico:



Delivered by FeedBurner

Archivos de agosto, 2011

Final del A, B, y C para construir un aviso efectivo.

Jueves, agosto 11, 2011
publicado por pedrob

“¡Vamos a ver!”…exclama una popular animadora de televisión, durante un  concurso millonario de preguntas, cuando bromea con  un concursante:  -“Por un millón de pesos: ¿De qué color fue el caballo blanco de San Martín durante el Cruce de Los Andes?”. 

Risas entre el público asistente. Obvio.

Pero no es para la risa  producir un aviso efectivo.  Para mi, siempre ha sido una disciplina básica y  ordenada. Y así se lo trasmito a mis alumnos. Empecemos con algunas indicaciones, que espero sean claras y útiles. Iré en orden. 

Antes que nada, NO  a los pensamientos clichés, nociones preconcebidas de cómo un aviso  debe “lucir” y “sonar”. Esto nos aparta de crear un efectivo aviso publicitario. Tenemos, por ejemplo,  una idea fija y grandiosa: “Tengo que hacer un aviso fuerte y grande como nuestra existencia, para que todo el mundo hable de mi “.  Seguro que ya decidió seguir las tendencias actuales  de diseño tipográfico.  Todo ello nos hace olvidar el pretendido simple, modesto y ganador objetivo: COMUNICAR, tan solo  CO*MU*NI*CAR.  

Trate de hacerse esta pregunta: ¿Qué deseo comunicar? 

No me gusta apostar,  y disculpe mi tosudez,  pero no la tendrá fácil, menos claro.  ¡Que compren más mis zapatillas, pues!, o mejor,  ¡Mi marca debe sonar! 

Pierde su tiempo. COMUNICAR es otra cosa. Creo saber por qué  es difícil. Creo saber cómo lo logrará.

En mi próxima entrega trataré dejar en claro la necesidad que el A, B, y C de un efectivo aviso sea una disciplina entretenida,,,pero difícil. No le puedo prometer menos. Sí le prometo un camino tapizado de trabajo,  pleno de razonamiento humano, pensando en el prójimo: su Cliente. En buenas cuentas estoy hablando de  su Esposa, su Hija, su Niño menor. 

Hasta pronto y gracias por su comentario.